· Publicado en portada

El Gobierno presenta un proyecto de presupuestos alineado con los ODS

El Gobierno presenta un proyecto de presupuestos alineado con los ODS

"Serán los primeros presupuestos que estén alineados con la Agenda 2030, lo que nos pone a la vanguardia internacional". Palabras de Ione Belarra, secretaria de Estado de Agenda 2030, en La Cafetera de radiocable.com. El proyecto de presupuestos contempla el 'Informe de alineamiento con los ODS', y junto a ello, se contemplan las principales medidas y actuaciones por políticas de gasto. Se materializa así una apuesta por avanzar en la implementación de la Agenda 2030 reforzada con la creación de una Secretaría de Estado bajo el paraguas de una Vicepresidencia del Gobierno. En 2021 España reportará los avances logrados en el Foro Político de Alto Nivel de Naciones Unidas para la Agenda 2030.  

La importancia del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) contenidos en la Agenda 2030 ha llevado a España a centralizar este reto en una de las cuatro Vicepresidencias del Gobierno, tras haber creado un Grupo de Alto Nivel en 2017 para su gobernanza. Esta afirmación, destacada tras la formación del Gobierno de España entre PSOE y PODEMOS, consolidaba una apuesta que, si bien no ha tenido color político (la primera iniciativa fue en un gobierno popular en 2018, tres años después de la aprobación de la Agenda 2030), se ha ido consolidando como un marco de acción ineludible, y más allá, en el ámbito de la rentabilidad política, como una hoja de ruta que ordena, clarifica, concreta y proyecta propuestas de acción. 

A esta capacidad organizativa se ha ido sumando la de penetración y vertebración territorial. Si hace apenas un par de años había que buscar los espacios para realizar la obligada tarea pedagógica en torno a los ODS, y sus valores fundamentales para la divulgación de principios de sostenibilidad, con carácter transversal, y más allá, mucho más allá de los ya tradicionales aspectos ambientales, hoy día basta abrir la prensa, cliquear en una noticia, o dar la vuelta a los mensajes de ahorro de agua en la habitación de un hostal, para identificar la esfera coloreada de los ODS. Hoy, por suerte, es mucho más que un logo, y comienza a ser un icono. Esto no garantizaría gran éxito si no fuera porque hay gobiernos locales, y como justifica esta noticia, un Gobierno central, que realiza el trabajo de alineamiento de los presupuestos genérales del Estado, asumiendo así varios compromisos: por un lado, el de reportar avances y resultados, por otro, el de incluir en la estrategia a agentes sociales, económicos y no gubernamentales en una estrategia de Estado. 

Con la pasada legislatura del PSOE, la creación de una Dirección General que sustituyó al Alto Comisionado popular renovó el compromiso político español, y lo reforzó dando validez a la elaboración del primer Informe Nacional Voluntario 2018 presentado ante el Foro Político de Alto Nivel, tras una transición de Gobierno que avaló y dio continuidad al trabajo iniciado. No cabía duda de la relevancia de un acuerdo mundial sobre la sostenibilidad que relega los criticados conceptos relacionados con el 'desarrollo', en favor de ideas de progreso, y transversalidad de la igualdad, equidad y justicia social. Más allá de las palabras, la resolución 'Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible' ha supuesto un repulsivo para la acción de todos los niveles de gobierno, las organizaciones sociales y buena parte del sector empresarial, especialmente agrupado en la Red Española del Pacto Mundial. La sostenibilidad, a pesar del rechazo a su viabilidad en el actual modelo económico, se ha adosado a lo económico y lo social, hasta el punto de no estar completo un proyecto de acción que no pase sus acciones y propuestas por el tamiz de los ODS. Cuenta aparte aún, aunque cada vez son más los esfuerzos en esta dirección, es el capítulo dedicado a la medición y transparencia de sus avances. 

Estos son los antecedentes de grandes esfuerzos y pioneros resultados de interiorización de la Agenda 2030 como los llevados a cabo por la Diputación de Córdoba, ya extendidos con más o menos rigurosidad, y que se materializan ahora en este Informe de alineamiento de los Presupuestos Generales del Estado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030. El documento parte de la explicación metodológica de una traslación de partidas y competencias al lenguaje de interacciones de la Agenda 2030, en el que se incorporan sinergias que tratan de superar la sectorialidad tan aplicada a la gestión presupuestaria, pero tan ajena a la vida y la gestión de las comunidades. Por tanto, se trata de un análisis "más amplio y hace referencia al carácter transversal y las sinergias que se generan entre los ODS, lo que significa que unos mismos recursos presupuestarios pueden contribuir, en mayor o menor grado, al logro simultáneo de varios ODS"

Este alineamiento trata de reflejar "un nuevo enfoque que se deriva del propio concepto de Desarrollo Sostenible, por lo que es necesario incorporar también criterios cualitativos. Estos criterios no son siempre fáciles de valorar desde una perspectiva estrictamente presupuestaria y, en todo caso, deben ser complementados – aunque este análisis no es objeto de este Informe- con otros indicadores de seguimiento que están siendo desarrollados por otros organismos competentes, especialmente el Instituto Nacional de Estadística y, de manera comparada entre los distintos países, por las Naciones Unidas".

Índice de esfuerzo presupuestario (IEP)

Dicho lo anterior y teniendo en cuenta que no tendría validez un alineamiento basado solo en la distribución de los créditos presupuestarios entre los distintos ODS, el documento contempla la contribución simultánea a varios ODS, concretando que ello no debe suponer el aumento de los recursos presupuestarios destinados a un determinado programa; en coherencia, se realiza una diferenciación de los aportes distinguiendo entre contribuciones directa e indirecta. Es decir, si bien un programa de escolarización contribuiría al ODS 4 (Educación de calidad) de forma directa, también lo haría de forma indirecta a la puesta en marcha de infraestructuras educativas, lo que no reportaría resultados para el ODS anterior sino al ODS 8, que aborda el trabajo decente y el crecimiento económico.

Para solventar esta situación el informe incorpora los resultados de un elaborado índice de esfuerzo presupuestario (IEP) que expresa, en términos de tanto por uno, los recursos presupuestarios que se consideran alineados con cada ODS respecto a la dotación total de cada política de gasto en los PGE. Según contempla el documento, "este índice aproxima el alineamiento de los PGE en términos de recursos que razonablemente contribuyen de forma directa a cada ODS; al estar expresado como índice, el IEP permite realizar, por una parte, una comparación homogénea entre distintas políticas que contribuyen a un mismo ODS y, por otra, pone de manifiesto el efecto"

El documento ha sido realizado por la Secretaría de Estado de Presupuestos y Gastos a partir de la información y valoración transmitida por los departamentos ministeriales relativa al grado de alineamiento de sus respectivos programas de gasto. Se han analizado 283 programas de gasto encuadrados en 25 políticas de gasto. 

En este contexto, y para destacar, de nuevo, la necesaria concurrencia de agentes para lograr sus resultados, cabe destacar el aporte de los agentes subnacionales a la implementación de la Agenda 2030, a través de los Fondos de Cooperación, los Gobiernos regionales, gobiernos provinciales representados por las diputaciones o los gobiernos locales organizados en iniciativas de localización como el FAMSI, y su Iniciativa ODS Local Andalucía, que ha sumado ya la adhesión de más de una treintena de gobiernos locales y provinciales, universidades y entidades colaboradoras. 

Puedes acceder aquí al Informe de Alineamiento con los ODS del Proyecto de Presupuestos Generales del Estado 2021. 

Puedes acceder aquí a las Principales medidas y actuaciones por políticas de gasto

Puedes acceder aquí a las Principales medidas y actuaciones por departamentos ministeriales